Etiquetas

, , , , , ,

Abadía Retuerta, la bodega de Sardón de Duero, pone a la venta LeDomaine 2016, la sexta añada de su vino blanco, único en la zona norte del valle del Duero, obtenido en su mayor parte a partir de Sauvignon Blanc, completado y equilibrado con un toque de Verdejo y Godello.

abadía retreta, vino blanco, le domaine, vino, cosecha, 2016, rueda,

Le Domaine, cuyo nombre es el homenaje que la bodega rinde al hotel, es un vino original y sorprendente, de brillante color pajizo y destellos dorados. Fermentado y criado durante 5 meses en barrica consigue desprender un sabor fresco y cítrico, ahumado, ligeramente especiado. Un vino con cuerpo, untuoso, con un final largo y vivo. Tiene una gran capacidad también para mejorar en botella. Un blanco de guarda.

Ha obtenido varios reconocimientos nacionales e internacionales. Destacan su Premio al Mejor Vino Blanco de España de los Premios Verema.com; sus medallas de oro en el concurso “Sauvignon blanc du Monde”, así como altas puntuaciones en The Wine Advocate (Parker) y Wine Spectator. Incluso ha sido escogido como el “Vino Favorito de la Mujer” en el premio organizado por la Asociación de Mujeres del Vino (AMAVI).
El vino blanco LeDomaine

De forma un tanto inesperada, unas plantas de Sauvignon Blanc aparecieron dentro de una parcela que se plantó en 1994 con la variedad Merlot. Cerca de 900 cepas, que el “azar” trajo a los suelos de Abadía Retuerta, se llevan vendimiando desde 1998 para evaluar el potencial de estas variedades blancas en los terruños del valle del Duero.

Tras los estudios anuales de las primeras elaboraciones experimentales, se comprobó que la variedad Sauvignon Blanc estaba muy adaptada a la propiedad (tanto al clima como al terroir) contagiándose del espíritu que las ha acogido, a pesar de tratarse de una zona que ha sido tradicionalmente de tintos. La tierra donde reposa -un soleado pago- es muy cálida, lo que asegura una maduración casi perfecta cada año. Para añadir complejidad, se injertan las cepas de Merlot de la parcela con yemas de este Sauvignon Blanc, Verdejo, Godello y otras variedades.

Un vino que es el fiel reflejo de la personalidad de Abadía Retuerta y de su terruño, que ofrece un gran potencial de crecimiento.

 

Nota de cata Abadía Retuerta LeDomaine 2016

Envejecimiento: 5 meses en barricas de roble francés (fermentación y reposo).
Denominación de origen: Vino de la Tierra de Castilla y León – Sardón de Duero.
Variedades: 80% Sauvignon Blanc, 20% Verdejo y un poco de Godello.
Grado alcohólico: 14% Vol.
Producción: 23.155 botellas y 838 mágnum.
Conservación: la temperatura de conservación no debe superar los 15ºC.
Vida: Blanco de Guarda. Desarrollará su potencial en botella durante los próximos 10 años.

Descripción: En copa se presenta limpio y brillante. Nariz franca y generosa, desplegando aromas frescos de pomelo y manzana granny smith, para luego dar paso a flores blancas (sauco, acacia), pera en almíbar, albaricoque y notas cremosas como de mantequilla. Su entrada en boca es delicada pero voluminosa y sabrosa, para luego liberar una gran riqueza de matices aromáticos que acompañan de manera casi interminable, donde la acidez se presenta perfectamente equilibrada. Un vino fresco, gustoso, cargado de emociones.

P.V.P. 28€.

Acerca de Abadía Retuerta

La bodega Abadía Retuerta (Sardón de Duero, Valladolid) elabora vinos desde 1996, pero ya en 1991 se plantó el primer viñedo, cuyos orígenes se remontan al siglo XII. La finca ocupa una superficie de 700 hectáreas, de las cuales sólo se han plantado de viña los mejores terroirs (suelos) distribuidos en pequeñas parcelas o pagos. Se han identificado un total de 54 pequeños pagos de características muy diferenciadas entre las que destaca la composición del suelo donde crece la viña. Cada uno está plantado con una única variedad. En total hay un 70% de Tempranillo, 10% de Cabernet Sauvignon y 10% de Syrah; el 10% restante se divide entre Merlot, Petit Verdot y algunas variedades de blanco que hasta la añada 2011 se elaboraban sólo de forma experimental.

La bodega, concebida y diseñada por el enólogo francés Pascal Delbeck, y consolidada por el actual viticultor y enólogo Ángel Anocíbar, es una de las más innovadoras y tecnológicamente avanzadas de Europa. Fue de las primeras instalaciones en España en apostar por el movimiento del vino sólo por gravedad, destacando su sistema de depósitos elevados con grúas o un sistema patentado propio para la extracción del vino.