Con solo cuatro años de vida, Cerveza Sanfrutos alcanzará este año una producción de más de 120.000 litros. La empresa liderada por los hermanos Mateo y Adrián Sanz de Santos, que ya suministra a gran parte del mercado nacional, iniciará el próximo septiembre la aventura china.

El presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, acompañado por el diputado de Promoción Económica, Jaime Pérez, ha querido conocer las instalaciones de la joven empresa ubicadas en el polígono de Hontoria. Cerveza Sanfrutos está adscrita a Alimentos de Segovia, la marca impulsada por la institución provincial, y es una de las industrias más activas en las distintas propuestas comerciales que le plantea la Diputación.

No en vano, sus propietarios se muestran muy agradecidos al apoyo que siempre les ha prestado Alimentos de Segovia y recuerdan que “las únicas subvenciones de administraciones que hemos recibido han llegado del Área de Promoción Económica de la Diputación”. “Si te dedicas a montar tu empresa, no tienes tiempo de preocuparte del marketing”, comentan los dos hermanos, por lo que aplauden las posibilidades que la institución provincial les ha dado de participar en diferentes ferias y certámenes.

Mateo, licenciado en Historia de Arte y Master en Creación y Dirección de Empresas por la Escuela de Organización Industrial, y Adrián, licenciado en Turismo y grado superior en Gestión de Servicios Hosteleros, eran unos enamorados de la cerveza. Por eso hace cuatro años decidieron crear su propia empresa y en noviembre de 2013 iniciaban la producción.

El año pasado facturaron algo más de 300.000 euros, y este año cerrarán sobre los 400.000 euros. Con tres personas en plantilla -entre las que se encuentran ellos dos- y algunas más personas de forma puntual para acometer los trabajos de embotellamientos, en 2016 produjeron ya 100.000 litros.

Sus cervezas se consumen en prácticamente toda Castilla y León, Madrid, Andalucía, Asturias, Galicia, etc, y han recibido ya importantes galardones en distintos certámenes. Su aventura internacional se circunscribe de momento a Finlandia, aunque en septiembre comenzarán a exportar al siempre complicado mercado chino.

Aunque elaboran hasta 19 cervezas, solo siete son propias. En concreto, la rubia blond ale -es con la que empezaron-, la especial -amber ale, que es una tostada-, luego la de trigo tipo belga y la india pale ale. Sus tres últimas incorporaciones han sido: la wikingathor -es una cerveza tostada con mucho lupulo, una india dunkel- que producen para un amigo de Corea; la oro negro -es una russian imperial stout- y la invasion -imperial ipa-.

Todo ello sale de su nave de 400 metros cuadrados situada en la avenida Hontoria del polígono el mismo nombre, y su almacén aledaño de idéntica capacidad. Para ello cuentan con seis fermentadores con una capacidad de 20.000 litros cada uno, dos tanques de frío, el equipo de elaboración, la caldera de vapor y la embotelladora.