40054_1631632018144727.jpg

Esta iniciativa cuenta con el apoyo de la Junta de Castilla y León y las grandes cooperativas del sector en la provincia, con las que se reunirá en breve para informarles.

La Diputación de Zamora prevé la puesta en marcha de un sistema para la recogida de cuerdas y otros residuos procedentes de explotaciones agrícolas y ganaderas, en una iniciativa que cuenta con el apoyo de la Junta de Castilla y León y las principales cooperativas del sector de la provincia.

Ya el pasado año, la Institución Provincial planteó dar solución a este problema dado que los ganaderos no disponen actualmente de ningún lugar donde depositar este tipo de residuos: cuerdas, sacos de rafia, plásticos de silos, plásticos de invernaderos, etcétera.

La forma de deshacerse del residuo no era la adecuada porque el mejor de los casos lo depositaban en los contenedores normales de basura planteando un problema, y en el peor de los casos procediendo a quemarlos.

Por ello, desde la Diputación se iniciaron contactos con las cooperativas para llegar a un acuerdo que solucione esta problemática. Desde la primera reunión, a la que acudieron representantes de Cobadu, Consorcio de Promoción del Ovino y Agropal, se pudo constatar la disposición de todas las partes a colaborar con la iniciativa, ya que estas tres cooperativas desempeñan un importante papel para la correcta gestión de los residuos a agricultores y ganaderos.

Dada la problemática que plantea este tipo de residuos no peligrosos que actualmente no tienen regulación específica que permita englobarlos en un Sistema Integral de Gestión (SIG), la Diputación propone a la Junta de Castilla y León una solución técnica y ambientalmente adecuada a través de las cooperativas.

La Junta de Castilla y León apoya esta iniciativa y por ello se ha comprometido a elaborar una instrucción de régimen interno por la que se regule y se permita la recogida de las cuerdas y otros residuos procedentes de la actividad agraria mediante almacenamiento temporal en las instalaciones de las cooperativas.

La Diputación reunirá de nuevo a las cooperativas inicialmente interesadas para trasladarles esta instrucción en la que se establecerá la sistemática, obligaciones y otras consideraciones.

La Diputación propone la ubicación de un contenedor en las instalaciones de las cooperativas, con horario y días fijados para el depósito y recogida en perfectas condiciones del residuo permitido. Los agricultores y ganaderos recibirán su correspondiente justificante de entrega y a partir de entonces será la cooperativa como gestor autorizado la encargada de gestionar el residuo.

Por ello, la Diputación planteará también la puesta en marcha de un programa informático, tipo SIGFITO (recogida y tratamiento de residuos fitosanitarios) con la finalidad de agilizar toda la recogida y trámites derivados de ella, y se compromete a financiar el coste de los contenedores que se instalarán en las cooperativas.