La Consejería de Agricultura y Ganadería firma un convenio con la Comunidad de Regantes del sector IV de Tierra de Campos para llevar a cabo la ejecución y financiación de las obras necesarias para transformar en regadío esta zona y mejorar la competitividad de las parcelas. Con esta inversión, la Junta de Castilla y León finaliza un proyecto al que ya se han destinado 34 millones de euros para la construcción de una balsa de acumulación y la realización de la concentración parcelaria y sus correspondientes obras de infraestructura.

La Consejería de Agricultura y Ganadería ha firmado este viernes un convenio con la Comunidad de Regantes del Sector IV de Tierra de Campos (Valladolid) para llevar a cabo las obras de transformación en regadío del sector IV de la zona regable del Canal Cea-Carrión (Palencia-Valladolid), que cuenta con 2.135 hectáreas pertenecientes a 197 propietarios en las que se van a invertir más de 21,1 millones de euros.

La firma de este acuerdo servirá para construir 43,8 kilómetros de redes de riego y la estación de bombeo que permitirá llevar el agua desde la balsa de acumulación hasta cada una de las parcelas de la zona regable. Esta intervención dotará al regadío de los últimos sistemas tecnológicos, lo que, además de conseguir la optimización del agua de los regantes, permitirá la gestión y telecontrol de todo el proceso por parte de la Comunidad de Regantes.

El convenio firmado esta mañana entre la Consejería de Agricultura y Ganadería y la Comunidad de Regantes establece que la transformación en regadíos de esta zona será financiada en un 76 % por la Junta de Castilla y León y el 24 % restante por la Comunidad de Regantes.

Estos trabajos, que tendrán una duración de 24 meses, representan la última fase de la transformación de este sector de riego. En esta zona ya se han ejecutado varias fases como la construcción de una gran balsa de acumulación, con una capacidad de 10 hectómetros cúbicos, y la concentración parcelaria de 16.296 hectáreas y sus correspondientes infraestructuras rurales, favoreciendo con ello a 1.260 propietarios.

Las obras ejecutadas hasta la fecha, que benefician a los términos municipales de Boadilla de Rioseco (Palencia) y Herrín de Campos, Villalón de Campos y Villafrades, en Valladolid, han supuesto una inversión cercana a los 34 millones de euros, sufragados íntegramente por la Junta de Castilla y León. Con las actuaciones resultantes del convenio, y otras adicionales de adaptación, se habrán invertido en la zona un total de 55,5 millones de euros (50,5 millones de euros por parte de la Junta y 5 millones de euros de la Comunidad de Regantes).

Ejecutada más del 50 % de la transformación de regadío comprometida

Con esta actuación, la Junta de Castilla y León ya ha ejecutado el 50,3 % del compromiso adquirido por el presidente Juan Vicente Herrera al inicio de legislatura de transformar en regadío 20.000 nuevas hectáreas en la Comunidad, como se recoge en el Mapa de Infraestructuras Agrarias elaborado por la Consejería de Agricultura y Ganadería.

Ventajas de la transformación de regadíos

Entre las ventajas de la transformación de regadíos está que el Valor Agregado Bruto por hectárea en Castilla y León es 3,5 veces superior que el del secano. El número de incorporaciones de jóvenes agricultores es 6,5 veces superior en zonas de alta intensidad de riego que en zonas de secano.

Además, la densidad de población es tres veces superior en zonas de regadío de alta intensidad respecto a zonas de secano y las zonas de regadío presentan unas tasas de actividad muy superiores y el número de trabajadores es 3,6 veces superior en todos los sectores.