Etiquetas

, , ,

jimenez_jamuz

Castilla y León cuenta con tres Zonas de Interés Artesanal, un reconocimiento administrativo que implica una mayor difusión del trabajo de los profesionales integrados en ellas y, sobre todo, una puntuación adicional en las ayudas de la Junta al sector previstas para 2018. Se trata de Portillo (Valladolid), Las Merindades (Burgos) y Jiménez de Jamuz (León), que figuran inscritas como ZIA en la Sección V del Registro Artesano de Castilla y León que gestiona el Gobierno autonómico.

La Consejería de Economía y Hacienda publicó la concesión de la distinción a Jiménez de Jamuz en el Boletín Oficial de Castilla y León del 11 de agosto de 2017. La declaración como ZIA se acomoda a las previsiones contenidas en el artículo 9 del Decreto 74/2006, de 19 de octubre, por el que se regula la artesanía en el territorio autonómico, y ha contado con el informe favorable de la Federación de Organizaciones Artesanas de la Comunidad (Foacal).

En la decisión de la Junta ha pesado la existencia de una tradición alfarera reconocida de varios siglos de antigüedad, que se ha mantenido de manera ininterrumpida hasta la actualidad y se ha plasmado incluso en la apertura de un Alfar Museo que se puede visitar. En el Catastro de Ensenada de 1752 ya se describe la existencia de 42 alfareros en la localidad, lo que le convertía en el núcleo más importante de la Comunidad en esta materia junto al vallisoletano de Arrabal de Portillo, y a mediados del siglo XX la cifra de estos profesionales superaba el centenar.

Los llamados ‘cacharros jiminiegos’ tienen un característico color rojo y están elaborados con barro local de gran calidad, una arcilla autóctona de mucha plasticidad que se extrae de fincas situadas en las proximidades del pueblo. Son piezas con una decoración sencilla pero de gran belleza, por la armonía de sus proporciones, que además mantienen su utilidad para cocinar, almacenar líquidos o conservar alimentos.

Las ayudas a la inversión para pymes pasarán del 30 % al 50 % de la inversión

La Dirección General de Comercio y Consumo tramitará este año una línea de subvenciones para pymes artesanas que cubrirán hasta el 50 % de la inversión que realicen los empresarios. Esto supone un incremento sustancial de la intensidad de las ayudas, puesto que hasta ahora se situaban en el 30 %, con un límite de 25.000 euros frente a los 7.500 euros actuales. Asimismo, el criterio que más puntuación otorgará a los solicitantes será estar domiciliado en un municipio o entidad local menor que esté declarado como ZIA o figure incluido en una de ellas.

Por otra parte, la convocatoria aumentará el número de actividades que pueden ser objeto de apoyo de la Junta, para incorporar las que se realicen con el objetivo de modernizar o mejorar la imagen del establecimiento o su adecuación a la actividad.

Un sector que emplea a alrededor de 7.000 personas en al menos 15 materias

La Dirección General de Comercio y Consumo gestiona el Registro Artesano de Castilla y León, creado en 2006 por el mencionado Decreto 74/2006. Consta de cinco secciones: Primera o de Artesanos; Segunda, de Talleres artesanos; Tercera, Talleres de Interés Artesanal; Cuarta, Asociaciones y Federaciones Artesanas, y Quinta, ZIA.

La inscripción en el Registro es voluntaria y se estima que acoge a alrededor de la mitad de las empresas artesanas. A 31 de marzo de 2018 reunía a 3.243 titulares con reconocimiento administrativo en vigor, de los que 2.591 pertenecían a la Sección Primera, 628 a la Segunda, dos a la Tercera, 19 a la Cuarta y tres a la Quinta.

En la Comunidad los profesionales y negocios inscritos suponen en torno a 7.000 empleos directos, vinculados a al menos una quincena de sectores económicos. En concreto, la restauración del patrimonio; el ornamento en arquitectura y construcción; la decoración; la educación; el turismo; la imaginería y los artículos religiosos; el ocio y el tiempo libre; la moda y los complementos; los juguetes; las artes escénicas; el área audiovisual; el libro; las artes plásticas; la hostelería, y el hogar.