La Consejería de Agricultura y Ganadería ha propuesto al Consejo de Gobierno, celebrado esta mañana, la declaración de utilidad pública y ejecución urgente de las concentraciones parcelarias de las zonas de Langa de Duero II Regadío, en la provincia de Soria, y Masueco de la Ribera, en Salamanca. Estos acuerdos permitirán concentrar 1.848 hectáreas de cultivo pertenecientes a 1.079 propietarios. De este modo, los agricultores de dichas zonas contarán con fincas con más del doble de superficie que en la actualidad, convirtiendo así las explotaciones en más rentables y mejorando la competitividad y la productividad.

Las obras aprobadas en la reunión que ha celebrado esta mañana el Consejo de Gobierno forman parte del compromiso que el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, asumió para la presente legislatura de realizar inversiones en zonas de concentración parcelaria que comprenden más de 160.000 hectáreas. Con estos nuevos procesos, la Consejería de Agricultura y Ganadería ya ha actuado en la Comunidad en más de 113.300 hectáreas, lo que supone más del 71 % del compromiso.

Provincia de Soria

La Junta de Castilla y León ha acordado la declaración de utilidad pública y urgente ejecución de la concentración parcelaria de la zona soriana de Langa de Duero II Regadío. Se trata de un proceso vinculado a la modernización de un regadío con 488 hectáreas de cultivos regados con sistemas obsoletos y que pertenecen a 225 propietarios.

La superficie media de las parcelas de los agricultores se duplicará, pasando de 0,39 hectáreas de media a 0,84 hectáreas. Las 1.229 parcelas iniciales se convertirán en 580 fincas de reemplazo. Con ello se pretende actuar de una forma integral en beneficio de la productividad de las explotaciones afectadas, mejorando sustancialmente la distribución y dimensión de la propiedad y dotando a su regadío de sistemas modernos que aseguren la máxima eficacia en el uso del agua y de la energía.

En esta actuación se van a invertir más de 4,8 millones de euros, de los que 4,1 pertenecen a la modernización de regadío y más de 0,6 millones de euros se destinarán a las redes de caminos y desagües.

Las obras consistirán en la construcción de una estación de bombeo, la red de tuberías de impulsión, el abastecimiento de energía y la balsa de regulación. Además, se mejorará la red de 3,7 kilómetros de caminos existente y se construirán unos 10,9 kilómetros de nuevos camino de acceso a fincas.

Entre las medidas de protección del medio ambiente que se van a incluir en el proyecto está la adjudicación de un 2,5 % de la superficie de la concentración parcelaria para la restauración del medio natural, la plantación de especies arbóreas y arbustos y la regeneración de los taludes que se generen en los caminos.

Provincia de Salamanca

La concentración parcelaria de la zona de Masueco de la Ribera, en la provincia de Salamanca también ha sido declarada hoy de utilidad pública y urgente ejecución en el Consejo de Gobierno. A esta actuación se va a destinar 1,2 millones de euros.

Los trabajos que se llevarán a cabo en esta zona permitirán concentrar 1.360 hectáreas, pertenecientes a 854 propietarios. Las 3.483 parcelas actuales se transformarán en 1.110 fincas de reemplazo. Esto hará que la superficie media de las parcelas de los agricultores se triplique, pasando de 0,4 hectáreas a 1,2 hectáreas de media.

En esta zona se va a actuar en la red de caminos existentes de 55,3 kilómetros y se construirán 2,3 kilómetros de nuevos caminos de acceso a fincas. Además, se limpiarán y mejorarán los cauces de agua mediante la colocación de obras de fábrica y se desarrollará un proyecto de restauración del medio natural para corregir y aminorar los posibles efectos negativos que la concentración parcelaria pueda causar. Esta zona se encuentra ubicada en el Parque Natural de Arribes del Duero, por lo que exige cumplir, en la redacción y ejecución del proyecto de las obras, con las condiciones establecidas en la Declaración de Impacto Ambiental, en cuanto a las necesidades específicas de protección medioambiental y de preservación de los elementos vegetales y constructivos singulares afectados.

Beneficios

Entre los principales beneficios que conllevan las concentraciones parcelarias y las infraestructuras rurales que las completan se encuentran los de productividad y competitividad con la corrección de desequilibrios, la mejora de la rentabilidad de las explotaciones al hacerlas más eficientes, el aumento de la posibilidad de diversificar producciones, el aumento de la eficiencia y la vida útil de la maquinaria, la mejora de la comunicación en el medio rural y la multiplicación de las funciones y los usos potenciales del suelo rústico.

Proporciona, además, beneficios socioeconómicos como la mejora del nivel de vida de los agricultores, la atracción de jóvenes y mujeres a la producción agraria y potencia el desarrollo de la industria agroalimentaria. Las concentraciones parcelarias son una de las actuaciones más eficaces en el medio rural para potenciar la actividad y el empleo y constituyen una herramienta contrastada de lucha contra el despoblamiento y los desequilibrios territoriales. Como ejemplo, el número de incorporaciones de jóvenes en zonas concentradas es un 40 % superior a zonas no concentradas, y la inversión privada de los agricultores para modernizar sus explotaciones es un 36 % mayor.

La mejora del ahorro energético, la reducción de la contaminación y del consumo de combustibles y la mejora de la calidad medioambiental son algunos de los objetivos de sostenibilidad ambiental que conlleva una concentración parcelaria. Se tiene en cuenta, de forma especial, la protección del medio natural, el respeto absoluto a los valores ecológicos, paisajísticos y ambientales de las zonas de actuación. Ayuda, además, a disminuir las emisiones de efecto invernadero (disminución de distancias un 40 %, ahorro de combustible un 25 % y reducción de CO2 un 25 %).