29571512558_3ad10f68be_kEl rector de la Universidad de Valladolid, Antonio Largo Cabrerizo, y el presidente de Bodegas Familiares Matarromera, Carlos Moro, han firmado hoy lunes un convenio marco de colaboración que permitirá desarrollar a ambas entidades futuros proyectos conjuntos, así como proteger los resultados de una investigación de la cual están desarrollando una patente para la aplicación de extracto de uva en tratamientos oftalmológicos. Dicha patente de uso, de titularidad conjunta y que se encuentra en fase de elaboración, innova en el uso y beneficio del extracto de uva Eminol® en las células del ojo. La capacidad antioxidante de este extracto beneficia y protege los ojos de un estrés oxidativo, minorizando el riesgo de sufrir enfermedades oculares, siendo además este extracto inocuo, antifúngico y con propiedades antiinflamatorias.

Esta investigación se ha realizado a través del Instituto de Oftalmobiología Aplicada de la Universidad de Valladolid (IOBA), y el Departamento de I+D+i de Matarromera. Se trata de la patente Nº11 de Bodegas Familiares Matarromera y la primera cuya cotitularidad se realiza con la Universidad de Valladolid. El extracto de uva Eminol® está patentado por la empresa, desarrollado por su equipo de I+D+i y elaborado en la Planta de Extracción de Polifenoles creada para tal fin en Valbuena de Duero. El Dr. Girish Kumar de la UVa ha mostrado, a través de diferentes estudios, que la capacidad antioxidante de este extracto desarrollado por Matarromera es muy superior a la de otros principios empleados en la industria farmacéutica, lo que se traduce en una mayor supervivencia celular evitando los procesos degenerativos. Esto es debido a la alta concentración y riqueza de polifenoles presentes en las uvas de los viñedos de Bodegas Familiares Matarromera.


Con la firma del convenio de hoy se da un paso más en esta fructífera relación. Mediante dicho acuerdo, la Universidad de Valladolid y Bodegas Familiares Matarromera se comprometen, entre otras cuestiones, a aportar conocimientos y aunar esfuerzos para promover el desarrollo conjunto de nuevos proyectos de investigación, desarrollo e innovación; a la búsqueda de financiación conjunta para dichos proyectos; a acudir a convocatorias de ayudas o subvenciones de carácter autonómico, nacional y europeo; y a la asistencia y asesoramiento tecnológico de la Universidad.

La colaboración entre Bodegas Familiares Matarromera y la Universidad de Valladolid, a través de diversos proyectos de I+D+i, se remonta a hace más de 15 años, una relación que ha implicado a distintos grupos e institutos de investigación de la UVa, como el IOBA (Instituto de Oftalmobiología Aplicada) o el IBGM (Instituto de Biología y Genética Molecular), en función de las áreas de colaboración. Entre estas colaboraciones se pueden destacar: los convenios para la investigación y difusión del patrimonio arqueológico de la zona arqueológica de Pintia; las aplicaciones de sensores electrónicos (nariz electrónica) a la valoración de propiedades organolépticas; la mejora de extracción y purificación de polifenoles: aplicación cosmética y aplicaciones médicas, o la aplicación de tecnologías por microondas energéticamente optimizados para mantener las máximas propiedades de los polifenoles, al tiempo que una obtención muy selectiva y con un alto grado de pureza.

La UVa y Bodegas Familiares Matarromera han participado además juntas en varios proyectos colaborativos europeos y nacionales, entre los que sobresale la colaboración entre ambas entidades en el marco del proyecto WINE PANEL TEST; el proyecto WINESENSE, coordinado por la Universidad de Valladolid junto con otras entidades europeas, o el Proyecto NUDACE, financiado por el Gobierno Español.

Con la firma del convenio de hoy se da un paso más en esta fructífera relación. Mediante dicho acuerdo, la Universidad de Valladolid y Bodegas Familiares Matarromera se comprometen, entre otras cuestiones, a aportar conocimientos y aunar esfuerzos para promover el desarrollo conjunto de nuevos proyectos de investigación, desarrollo e innovación; a la búsqueda de financiación conjunta para dichos proyectos; a acudir a convocatorias de ayudas o subvenciones de carácter autonómico, nacional y europeo; y a la asistencia y asesoramiento tecnológico de la Universidad.

Un ejemplo reciente de esta confianza mutua se ha desarrollado a través de un proyecto conjunto entre la Universidad de Valladolid, a través del Instituto de Oftalmobiología Aplicada, y Bodegas Familiares Matarromera de forma que los investigadores del IOBA, con el apoyo del Departamento de I+D+i de la compañía vitivinícola, han permitido la consecución de un resultado patentable que aúna los beneficios de un subproducto derivado del vino sobre determinados tratamientos del ojo.

En este sentido, y como muestra de que esta colaboración es efectiva y real, se ha firmado un acuerdo de cotitularidad de la patente y un contrato de licencia de la Universidad a favor de Bodegas Familiares Matarromera con la finalidad de proteger este conocimiento con una patente y regular las bases de su explotación para abrir una nueva línea de negocio para la bodega y una fuente de retornos a la universidad derivados de dicha explotación.


PATENTES

La Universidad de Valladolid tiene un gran interés en avanzar por este camino y ejemplo de ello es que ocupa el quinto lugar entre todas las universidades públicas del país en cuanto al número de patentes nacionales se refiere, y la segunda entre las universidades generalistas y no politécnicas; además, la UVa está entre los 10 primeros solicitantes de patentes en el conjunto del país, incluyendo empresas, particulares y otros centros de investigación. Los retornos que obtiene la universidad por la licencia de patentes y otros resultados de conocimiento supera los 200.000 euros anuales.

Por su parte, Bodegas Familiares Matarromera es la compañía de su sector que más porcentaje de sus ingresos destina a la I+D+i, con una inversión superior a los 45 millones de euros en los últimos años para desarrollar 11 patentes y 90 proyectos de investigación nacionales e internacionales durante la última década. Prueba de ello es que su presidente y fundador, Carlos Moro, recibió el pasado año de manos de SM el Rey Felipe VI el Premio Nacional de Innovación, la máxima condecoración en esta materia en España.