Etiquetas

, , , , ,

El I Foro de Bioeconomía Forestal del Suroeste de Europa, con un centenar de participantes procedentes de España, Francia, Portugal e Italia, ha girado en torno al aprovechamiento sostenible de los recursos forestales como uno de los ejes que contribuye al desarrollo del medio rural, y en este contexto se han mostrado varias iniciativas en las que participa la Comunidad, bien a través de la Junta de Castilla y León o de centros, como es el caso de la Universidad de Valladolid, la Fundación Cesefor o la cooperativa Agresta. Los proyectos presentados en el marco de este foro han sido ‘Simwood’ y Rosewood’, para la movilización de madera; ‘Incredible’, para la creación de redes de innovación sobre productos forestales no madereros; Sust Forest Plus, para la innovación en el sector productor de resinas naturales, y la Red Galactea Plus, de la Enterprise Europe Network.

El Foro ha contado con el apoyo de las consejerías de Economía y Hacienda y de Fomento y Medio Ambiente. El titular de esta última, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha destacado el papel de todos los agentes del sector forestal (propietarios, gestores, administraciones públicas, universidades y centros de investigación) para convertir a la Comunidad en un ejemplo de prácticas coherentes con los principios de la bioeconomía. Entre ellos, el Programa de Movilización de Recursos Forestales que aprobó la Junta de Castilla y León en 2014 con una serie de objetivos hasta 2022, y que se están traduciendo en una importante dinamización de las cadenas de valor de la madera y la resina, entre otros productos forestales.

Un ejemplo de esta dinamización de los mercados forestales son las tres nuevas fábricas para el procesado de resinas naturales que se han implantado en la Comunidad desde 2011 (además de la modernización de la que ya existía en Coca) y la creación de más de 700 empleos en la extracción de miera. Esta actividad, apoyada además por la Mesa de la Resina de Castilla y León, está permitiendo generar riqueza y fijar población en el medio rural, además de contribuir a la preservación de nuestros montes, factores inherentes a la bioeconomía forestal.

En lo que respecta al aprovechamiento maderero, el Programa de Movilización de Recursos Forestales está permitiendo incrementar las tasas de extracción de recursos forestales, que aún están lejos de las medias a nivel europeo, y satisfacer la demanda de la industria autonómica. El sector ha llegado a producir en Castilla y León hasta 3,5 millones de metros cúbicos de madera en un año y ahora se plantea el ambicioso objetivo de 4 millones de m3, alcanzable si logran movilizarse los montes privados y la industria es capaz de dar salida a la madera de roble, rebollo y frondosas diversas que requieren nuevos mercados. Para dinamizar el sector de la madera de chopo, la Junta, en colaboración con diversas empresas y entidades, organizará el II Simposio Nacional del Chopo en Valladolid entre el 17 y el 19 de octubre.

La castaña, el piñón, el corcho y la micología están siendo reforzados también a través del Programa de Movilización, algunos incluso con el desarrollo de normativa específica, como la reciente aprobación del Decreto Micológico de Castilla y León.

La innovación y el conocimiento en el modelo de bioeconomía forestal

Estos y otros aspectos se presentaron en las sesiones generales del Foro, si bien fue en otra serie de encuentros específicos en los que se abordó el importante papel de la innovación en el modelo bioeconómico forestal, a través de tres nuevos proyectos europeos que han echado a andar en los últimos meses y que tienen en el trabajo en red, la transferencia de conocimiento y la innovación sus herramientas para alcanzar sus objetivos.

En este contexto, el proyecto Rosewook (que se desarrollará hasta 2020) establecerá cuatro redes regionales en Europa de movilización de madera (norte, sur, este y oeste) para conectar a los actores de la cadena de valor de este recurso, analizando las necesidades y debilidades del sector en cada región involucrada e identificando las soluciones correspondientes y las prácticas innovadoras. Los cuatro centros regionales de movilización de madera proporcionarán una plataforma para el intercambio regional e inter-europeo de mejores prácticas e innovaciones. Participan 15 socios, que incluyen autoridades locales, clusters de madera regionales y centros de investigación, entre otros, con el propósito de unir sus fuerzas para mejorar la gestión forestal sostenible y competitiva en Europa. Este proyecto tiene un presupuesto de 1,5 millones de euros, financiados a través del programa de investigación e innovación Horizon 2020 de la Unión Europea. La Comunidad participa en este proyecto a través de la Junta de Castilla y León y la Fundación Cesefor.

Finalmente, el proyecto Interreg Sudoe Sust Forest Plus cerró ayer el foro con la celebración en el Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE) de su reunión de lanzamiento. Esta iniciativa, también sobre la resina, pretende establecer una estrategia y una serie de redes de colaboración para la multifuncionalidad, la conservación y el empleo en el territorio del sur de Europa a través de la extracción de resina. Se desarrollará una estrategia territorial y dos planes de acción específicos que, por un lado, profundizan en la mejora del conocimiento del sector resinero en los ámbitos territorial, socioeconómico y comercial, y potencian las externalidades positivas de la actividad resinera. Por otro lado, uno de esos planes de acción también va dirigido a valorizar el recurso mediante la planificación de la oferta de resina natural del territorio SUDOE para satisfacer de forma ordenada y sostenible la demanda de la industria local. Sust Forest Plus tiene un periodo de ejecución del 1 de abril de 2018 al 31 de marzo de 2021 y cuenta con un presupuesto de cerca de 1,5 millones de euros (financiados gracias al programa INTERREG Sudoe). Castilla y León coordina el proyecto a través de Cesefor y también están representadas, como miembros asociados, la Junta, la Federación de las Asociaciones de Propietarios Forestales de Castilla y León, la Diputación Provincial de Soria y las empresas Rincón de la Vega y Sociedad de Resinas Naturales (establecidas en Segovia).

El proyecto Incredible (con un presupuesto cercano a los dos millones de euros y también bajo el programa europeo Horizon 2020) es otra de las iniciativas presentadas en el marco del Foro y pretende mostrar cómo los productos forestales no maderables pueden desempeñar un papel importante en el apoyo a la gestión forestal sostenible y el desarrollo rural. En concreto, la red de innovación de la resina ha sido lanzada estos días en Valladolid, debatiéndose las necesidades de innovación del sector entre las partes interesadas presentes, con el fin de establecer la hoja de ruta que convierta la resina natural mediterránea en un producto competitivo y de futuro. Esta iniciativa reúne universidades, centros de investigación, organizaciones profesionales y asociaciones de propietarios, coordinados por el Instituto Forestal Europeo. Trece entidades (entre ellas, Cesefor) de ocho países aportarán conocimientos y experiencia en diversos aspectos relacionados con los PFNM.

El I Foro de Bioeconomía Forestal del Suroeste Europeo ha conseguido reunir durante tres días a investigadores, responsables y técnicos de administraciones públicas, empresas de innovación tecnológica y de investigación en nuevos bio-materiales, propietarios forestales, centros tecnológicos y universidades, entre otros, con el objetivo escuchar a todos los agentes implicados en el desarrollo de un modelo que va a condicionar los procesos productivos y hábitos de consumo de las próximas décadas.