Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Testigos de batallas e historias. Un viaje al pasado nos permitirá descubrir las fortalezas de la provincia palentina adentrándonos entre sus anchos muros. En Palencia fueron muchos los castillos que existieron, hoy de algunos nos quedan sólo vestigios, y otros se muestran con todo su esplendor.

En este especial viaje la primera de las paradas la realizaremos en el CASTILLO DE LOS SARMIENTO, ubicado en el municipio de Fuentes de Valdepero, ya que este fin de semana la fortaleza reabre sus puertas tras el descanso invernal. Un recurso turístico, gestionado por la Diputación de Palencia, que el año pasado alcanzó la cifra de los 6.546 visitantes, un 7,61% más que en 2015.

El objetivo perseguido desde la Institución provincial con esta apertura es dar cobertura a la demanda de público que visite nuestra provincia durante estas fechas en que se acerca la primavera y el buen tiempo y que por otro lado está próxima a la Semana Santa.

De momento: hasta el 30 de abril, de viernes a domingo y festivos, el horario será de mañana de 10:30 a 14 horas y tardes de 16 a 18 horas. Y en Semana Santa y a partir del 1 de mayo de martes a domingo, de 10,30 a 14 y de 17 a 20 h. Los lunes permanecerá cerrado (salvo que sea festivo) y el martes por la tarde el Castillo abre sus puertas al público de forma gratuita. Se puede concertar visita guiada para grupos en el teléfono 979 76 77 32 y 687 930 738, o por email: castillodelossarmiento@diputaciondepalencia.es

En esta fortaleza del siglo XV, que alberga la sede del Archivo Provincial, y una exposición permanente sobre la historia de la Diputación de Palencia, además allí podemos visitar su torre, sus salas y adarves, y la exposición permanente PlastiHistoria formada por doce vitrinas que formulan un recorrido gráfico, a través de figuras de plastilina por la Historia de Palencia, con la reproducción de sus monumentos y sus personajes más destacados, desde el mundo vacceo al momento contemporáneo.

Plastihistoria. Palencia se ve reflejada en los primeros momentos de la Pallantia vaccea, en el paso por las villas romanas de la Olmeda y la Tejada, en los Campus Gotorum en que se asentaron los visigodos y en la ermita de San Juan de Baños de Cerrato, en el Románico y el Camino de Santiago o la creación de la primera Universidad, la llegada de Fernando el Católico a Dueñas o el testigo de la obra del pintor Pedro Berrugüete, primer pintor del Renacimiento en Paredes de Nava o Becerril de Campos, la apertura de la era industrial, el florecimiento de la industria textil, acrecentado por la utilización de una obra de ingeniería del calado del Canal de Castilla, la revolución industrial y el ejemplo de las cuencas mineras de Orbó y Santullán, para llegar al mundo contemporáneo, finales del siglo XX y principios del XXI se ponen las bases para la creación de un polígono industrial en Venta de Baños en el eje de comunicación más importante de Europa.

Se completó la exposición en noviembre con dos nuevas vitrinas: el Canal de Castilla, una de las obras de ingeniería hidráulica más importantes de las realizadas entre mediados del siglo XVIII y el primer tercio del XIX en España que se ha convertido en un destacado recurso turístico para la provincia de Palencia; y la calle mayor de la capital, principal eje urbanístico de la capital palentina y punto de encuentro de palentinos y visitantes.

OTROS PROTAGONISTAS. A ocho kilómetros del municipio se divisa el Castillo de Monzón de Campos declarado Monumento Nacional en 1945 y cuya silueta imponente recortada sobre el cielo, permite desde lo alto de un cerro dominar la Tierra de Campos, llama la atención y ofrece desde sus entornos puestas de sol impresionantes. Propiedad de la institución provincial cuenta en la actualidad con proyectos de estudio para darle uso.

Otra de las paradas imprescindibles en nuestra ruta de fortalezas de la provincia de Palencia es la villa de Ampudia. Allí podemos disfrutar de la riqueza cultural del municipio a través de sus calles hasta llegar a uno de los mejores ejemplos de conservación y belleza en Palencia, declarado Monumento Nacional en 1931 y de titularidad privada. En él se aloja una interesante colección de obras de arte de la fundación Eugenio Fontaneda. Y no muy lejos está Belmonte de Campos donde merece mención especial la belleza de la Torre del Homenaje del Castillo de los Marqueses de Belmonte.

Las muestras de arquitectura defensiva son muy amplias, desde Aguilar de Campoo a Saldaña, de Astudillo a Meneses de Campos o a las Cabañas de Castilla, sin olvidar a la “Estrella de Campos” en Torremomojón o los restos de  Hornillos de Cerrato.