La SEO ha protegido ya esta campaña nueve nidos de aguilucho cenizo

No hay comentarios

El aguilucho cenizo es una rapaz considerada en situación “vulnerable”.  No debería ser así por cuanto esta esbelta ave tiene su hábitat predilecto en las estepas cerealísticas y ha establecido con el hombre una suerte de simbiosis. En Segovia no es raro verlo sobrevolando a baja altura los trigales, oteando insectos grandes o micromamíferos (topillos, ratones), que a su vez tienen en los cultivos un hábitat propicio.

 ¿Entonces? ¿Por qué el aguilucho está en situación de vulnerabilidad? “Anida en el suelo, entre las espigas. Normalmente la cosecha se realiza antes de que los pollos abandonen el nido, con lo que la nidada tiene un alto riesgo de malograrse”, explica  Pablo Robledo, de Seo BirdLife, la Sociedad Española de Ornitología, y que en Segovia coordina un programa patrocinado por el área de Promoción Económica de la Diputación para la señalización y, en su caso, protección de los nidos.

Antiguamente esta situación no se daba. Pero el adelanto de las cosechas y la maquinización ha puesto en jaque a la población de aguiluchos cenizos. “Desde Promoción Económica entendemos que son aves que ayudan a controlar las plagas de topillos y otros roedores, a la vez que son un activo de nuestra diversidad ornitológica y medioambiental”, explica Jaime Pérez, diputado del área, que aporta los 3.000€ anuales de dotación del programa.

Robledo coordina el equipo de voluntarios de Seo BirdLife que a lo largo del año primero detectan la ubicación de los nidos.  “Vamos a zonas susceptibles de acoger poblaciones, establecemos oteadores y apostamos telescopios. Donde se posa la hembra puede haber un nido, así que los localizamos por GPS”, explica Robledo. Posteriormente los ornitólogos vuelven a los nidos y analizan la evolución de la nidada. “Si la pollada va adelantada no hay problema, pero si va atrasada entra en riesgo y hay que actuar”. Normalmente una nidada tiene entre 3 a 5 huevos, pero no todos ni mucho menos salen adelante. “También tienen deprededaores”, explica Robledo.

El siguiente paso entonces es encontrar al agricultor responsable del cultivo, informarle y establecer una defensa del nido. “Los agricultores colaboran. Actuamos con el permiso de la Junta; las aves rapaces no se suelen molestar. No ponen pegas. Asimismo existe una pequeña compensación de 20€”. La “defensa” consiste en un vallado metálico de protección sobre un espacio de 2,5 metros cuadrados alrededor del nido. Normalmente es suficiente para que la nidada salga adelante sin problemas.

Para la campaña de 2016 Seo BidrLife ya ha puesto en custodia 9 nidos, en Santa María, Abades, Turégano, Ayllón… en las zonas cerealísticas de la provincia. “Es un buen dato, el año pasado acabamos la campaña con 11 y este año esperamos tener más”, concluye Robledo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s